7 novelas históricas ambientadas en Pompeya

7 novelas históricas ambientadas en Pompeya

Pompeya es un vasto sitio arqueológico ubicado en la región de Campania, en el sur de Italia. Fue una ciudad romana desarrollada y sofisticada y quedó enterrada bajo metros de cenizas y piedra pómez después de una catastrófica erupción del monte Vesubio en el año 79 d.C.


1. Pompeya (Robert Harris)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

Año 79 d.C. Faltan 48 horas para la catástrofe. Un relato histórico y de intriga ambientado durante la trágica erupción del Vesubio. De la mano de Robert Harris.

Una sofocante semana a finales de agosto del año 79 d.C. ¿Qué mejor lugar para pasar los últimos días del verano que la bahía de Nápoles? A lo largo de toda la costa, los ciudadanos más ricos del imperio se relajan en sus lujosas villas, la flota más poderosa del mundo descansa pacíficamente fondeada en Miseno y los visitantes gastan su dinero en las localidades de Herculano y Pompeya.

Solo un hombre parece preocupado. El ingeniero Marco Atilio Primo acaba de hacerse cargo del Aqua Augusta, el enorme acueducto que suministra agua potable al cuarto de millón de habitantes de las nueve ciudades de la bahía de Nápoles, y por primera vez desde hace generaciones, los manantiales se están secando. Su predecesor ha desaparecido y hay un problema en algún punto de los noventa kilómetros de la conducción rincipal, al norte de Pompeya. Justamente en las faldas del Vesubio.

Atilio responsable, respetable, práctico, incorruptible asegura a Plinio, comandante de la flota imperial y famoso erudito, que puede reparar el acueducto antes de que los depósitos de reserva se queden sin agua. Pero mientras se encamina hacia el Vesubio, se dispone a descubrir que hay fuerzas que ni el imperio más grande del mundo puede controlar…


2. Ave Vesubio (Mercedes Martín)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

Finalista en Premio Círculo de Lectores 2011, «Ave Vesubio» es la historia de parte de la vida y desaparición, de muchas de las personas que sufrieron la destrucción de Pompeya en el año 79 d.C.

Comienza en los primeros días de aquel último verano, cuando aún era impensable el fatídico final de todas esas personas, y afortunados veraneantes llegaban a la ciudad. Políticos del momento, nobles patricios, ricos o modestos comerciantes, prostitutas, gladiadores, esclavos y delincuentes, cada uno con una historia propia, que irá mezclándose con la del resto de los personajes.

La novela comienza con la llegada de uno de tantos veraneantes a la ciudad. Octavia es una joven viuda, hija de un rico comerciante que pretende pasar el verano lo más desapercibida posible, en un lugar por el que siempre ha sentido más desprecio que agrado. Nada más lejos de lo que realmente le espera. Las noches se inundan de fiestas en las casas más o no tan importantes de la ciudad, a las que será invitada. La buena posición de su padre Octavio Quartio, provoca el interés de un ambicioso joven, el hijo de Julio Polibio, que tratará de seducir a Octavia aunque para ello deba ayudarse de sucias tretas. Su tía Cassia la espera en Pompeya, atormentada por las amenazas de Terencio Neo, un adinerado panadero de dudosa procedencia, que ambicionando verse entre los más altos y poderosos ciudadanos, se dedica a extorsionar a esta y a otros tantos pompeyanos. Son muchos los hombres influyentes, que han sido tocados ya por la negra mano de Terencio sin saberlo aún, y sin imaginar hasta donde ha podido este aparentemente desdeñable panadero dañar sus vidas. Arria es la divorciada hija de un poderoso comerciante y político, cuyo corazón se está viendo atrapado por el campeón de los gladiadores, mientras su orgulloso padre se siente seguro en la cúspide de la sociedad pompeyana, y no llega a sospechar que su amante Cassia le ha vendido. Terencio Neo está a punto de hundir a Diomedes, y la caprichosa hija de este hombre, gasta grandes sumas de dinero por el placer de acostarse con un simple gladiador. Clovio es un joven soldado que presta sus servicios como sicario, con la intención de reunir el dinero suficiente para poder comprar a María, una esclava perteneciente a Asellina, la dueña de una conocida taberna…

Todas o casi todas las personas que aparecen en esta historia, son pompeyanos que realmente existieron y que desaparecieron con su ciudad, o quizá tuvieron la suerte de escapar a la terrible destrucción. Construidos a partir de un simple graffiti en paredes del siglo I, de sus nombres en joyas grabadas, carteles electorales del momento, y otras veces de sus propios cuerpos encontrados en las excavaciones.

Un epílogo explica a partir de qué resto arqueológico se han construido estos personajes, y las investigaciones que se hicieron sobre ellos.


3. Los últimos días de Pompeya (Edward Bulwer Lytton)

Los últimos días de Pompeya (Edward Bulwer Lytton)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

Una excelente novela que recrea magistralmente los ambientes y los personajes.

24 de agosto del año 79 de nuestra era. Bahía de Nápoles, en la región italiana de Campania. Plinio el Joven, que lo vivió personalmente a una distancia de algo más de treinta kilómetros, sitúa al comienzo de la tarde de aquel fatídico día la brutal erupción del Vesubio, que sorprendió a los habitantes de Pompeya de tal forma que la mayor parte quedaron sepultados por las cenizas sin tiempo alguno de reacción. Información esta que certifica el testimonio más fiel e impresionante que de la vida cotidiana de una ciudad romana nos queda: el inmejorable estado de sus restos.

El poeta, político y periodista británico Edward Bulwer Lytton (1803-1873), uno más que como los cientos de turistas y científicos que, hasta hoy, quedan perplejos y fascinados ante el escenario casi incólume de Pompeya, tras una ardua y concienzuda investigación, decidió novelar todo aquello, legándonos esta apasionante obra, que es sin duda la guía más amena para adentrarnos en el universo de aquella ciudad, al conseguir hilvanar magistralmente el dato concreto de las vidas, oficios, espectáculos, ritos religiosos y costumbres de sus gentes, con una apasionada historia de amores y odios que ha hecho de Los últimos días de Pompeya (1834) la principal narración sobre el tema. No en vano ha sido llevada al cine y televisión en diversas y siempre apreciadas versiones.


4. Amor y muerte en Pompeya (Carmen Torrico)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

Una historia real sobre un hecho real.

El 24 de octubre del año 79 d.C. el volcán Vesuvius entró en erupción. A lo largo de más de veinte horas asoló la campiña vesubiana, arrasando cualquier forma de vida que se encontraba al paso. La aristocrática ciudad de Pompeya, capricho de emperadores y patricios, pereció, sepultada bajo metros de roca, lava y ceniza volcánica.

Te presento la escalofriante historia de unos pocos afortunados que pudieron escapar con vida, frente a otros muchos miles que no lograron salvarse de la furia del volcán. Todos los personajes de esta novela son reales y fueron desdichados protagonistas de lo sucedido durante aquellas horribles horas a los pies del monte Somma. Tan solo a unos cuantos, por necesidades de la trama, me he permitido asignarles nombres ficticios, aunque ello no implica que no existieran.

He recopilado numerosos datos sobre este acontecimiento, tanto científicos como históricos. Aunque nos separan miles de años de la tragedia, el propio Vesuvius ha sido el encargado de mantener viva la memoria de las víctimas. Imposible no emocionarse a la vista de los «calcos» fabricados a raíz de los esqueletos de hombres, niños y mujeres, sepultados durante siglos en una urna de ceniza.

Es importante iniciar esta lectura libre de prejuicios y tabúes. Los romanos fueron un pueblo culto, aunque permisivo y amoral, según nuestro punto de vista actual.

A partir de aquí la imaginación se dispara y crea un mundo ficticio en base a un entorno real. ¿Se desarrollaron los acontecimientos de ese modo…? ¿Por qué no? ¡Nadie puede saberlo! He tomado situaciones reales con personajes reales y he colocado palabras en su boca que podrían haber dicho, aunque nunca sabremos si lo hicieron.

Si quieres regresar al pasado para vivir su aventura, ¡sígueme! Nuestro viaje comienza… ¡Ya!


5. La torre de la soledad (Valerio Massimo Manfredi)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

La antigua Roma, descubrimientos arqueológicos en Pompeya, secretos del Vaticano, misteriosas civilizaciones perdidas y señales desde el espacio. Estos son los ingredientes con los que Valerio Massimo Manfredi construye La torre de la soledad, una de sus mejores novelas.

Un grupo de soldados romanos que avanza por el desierto del Sahara es aniquilado por una presencia feroz y misteriosa nacida de una torre solitaria en el extremo del mar de arena. Solo un superviviente: el arúspice etrusco Avile Vipinas.

Veinte siglos después, en 1930, un joven arqueólogo norteamericano, Philip Garrett, descubre en Pompeya la habitación de Avile Vipinas quien, antes de morir, quiso dejar testimonio del horror oculto en la torre solitaria y de cómo llegar hasta ella para destruirlo.

Mientras tanto, en el Vaticano, Guglielmo Marconi es convocado en mitad de la noche al observatorio de La Specola, donde una potentísima radio, construida con gran secreto, está captando una misteriosa señal que proviene del espacio. El padre Boni, director del observatorio, ha hecho construir esa radio tras haber descubierto en las notas de su predecesor que diez años antes Garrett había traducido con éxito un texto oculto durante siglos en un lugar recóndito de la Biblioteca Vaticana: una especie de biblia elaborada por una civilización mucho más antigua que cualquiera de las conocidas. Antes de extinguirse habían construido la Torre de la Soledad y lanzado una señal al espacio.

Pero ¿qué esconde la torre? ¿Quiénes eran, si realmente existieron, los Blemmi de los que hablaban los antiguos viajeros? ¿Cuál es el secreto de la bellísima Arad, por cuyas venas corre la sangre de la antigua reina negra de Meroe?


6. La palabra de fuego (Frédéric Lenoir)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

La palabra de fuego recrea de manera inmejorable dos contextos históricos que han sido el trasfondo de muchos de los grandes éxitos editoriales de los últimos años.

Pompeya, siglo I d.C. Un ciudadano romano y su esclava cristiana dedican sus encuentros diarios a compartir sus creencias y ponerlas en duda, pero poco a poco va surgiendo un inevitable amor entre ellos. Así, cuando el Vesubio entra en erupción, Javolenus no duda en resguardar a Livia con él en la cavidad que mandó construir debajo de su casa. Es allí, cuando ambos entienden que su muerte es segura, donde Livia decide confesar a Javolenus el gran secreto del que es portadora.

Abadia de Vézelay, año 1030. Jean Mabourg, monje de Cluny, es enviado a Vézelay con la misión de estrechar el vínculo entre ambas abadías. Allí, en la celda del abad, descubre una estatuilla calcinada que pasa por ser una reliquia. Pero cuando Mabourg rompe la estatuilla tras examinarla, su interior le descubre un pergamino que esconde un mensaje estremecedor.

En la actualidad. Tom y Johanna, arqueólogos y amigos desde hace tiempo, trabajan en distintas excavaciones: él en Pompeya y ella en Vézelay. Pero además de estudiar una misteriosa estatuilla hallada en la abadía, Johanna está preocupada por las altas fiebres y extrañas pesadillas que amenazan la vida de su hija. Tras someterla a sesiones de hipnosis, la niña habla de la erupción del Vesubio en Pompeya, de una mujer llamada Livia y de un mensaje oculto en un pergamino.


7. El último crimen de Pompeya (Emilio Calderón)

Comprar en Amazon ES Comprar en Amazon USA

En el año 79, el Vesubio entra en erupción y sepulta Pompeya bajo un mar de lava.

Casi 2000 años después, Chema, un estudiante malagueño que realiza sus prácticas de arqueología en esta ciudad, encuentra un calco que llama poderosamente su atención. Se trata de dos varones, uno de los cuales está apuñalando al otro.

Con la ayuda de Popea, Chema inicia una investigación que le lleva a descubrir hechos históricos sorprendentes. Todo ello aderezado con personajes procedentes del mundo de la mafia, porteros cotillas y el encanto de Nápoles.

error: ¡Contenido protegido!